LA CAJA BOBA: "ABUELITO, CUÉNTAME CÓMO ES EL PARQUE JURÁSICO"


Ancianitos gruñones, que refunfuñan, que pierden el control, que van desgastando el hilo con el tiempo. La tele no puede escapar de los abuelitos con reumas, que babean, que van por allí sobándose los discos de la columna y repitiendo que se han roto el fémur. Como si se tratase de el banco de una plazoleta a las 3 de la tarde, la tele nuestra los recibe con beneplácito para hacer con ellos un espectáculo digno de ternura y bochorno, "abuelito dime tú" entonaremos todos mientras la pantalla recrea la escena de ancianitos durmiéndose en el punto más álgido de las conversas, o cuando se les olvida lo que iban a decir, o cuando intentan demostrar que sus coyunturas -medianamente- sirven en una pista de baile, o hablan de política hasta por los codos rememorando además un pasado perejimenista ¡cuidado y si no uno guzmancista! ¡Ay abuelitos! ¿No son tiernos? Por ello y para ellos he decidido traer con mis fauces, a los esqueléticos rostros de los ancianitos televisivos que crean y recrean el "Jurassic Park" criollo. ¡La "abuelada" al poder!

Alberto Nolia, abuelito "vejucón" y cascarrabias: En VTV es donde más pululan los "lonjevitos", es que allí y sólo allí pueden hablar lo que les dé la gana y pelear con quien quieran, eso sí, sólo si cantan a favor del gobierno, pero eso es otro tema. Decía que allí hay muchos abuelitos y eso es como si el 8 no sólo fuera televisora sino también geriátrico, una cosa muy bonita porque los ancianitos en pleno juegan con la plancha, hablan por horas sobre el tema de moda, no se acomplejan por calvicie, várices o reumas y pueden mostrar sus achaques con dignidad. Allí lo que sobra es pura "viejentud", sin embargo, entre los más destacables están Maria Teresa Gutiérrez (quien por mucho que se opere e inyecte tiene ya, sus muchos años) Earle Herrera y hay uno que a mi me resulta muy gracioso, es Alberto Nolia un destacado ancianito equiparado con el "Amargassaurius". Un tipo que resalta por lo bocón y cascarrabias. Luce siempre como si fuera a estallar, usa trajes beige y cuando sonríe, se puede notar en sus dientes, la cantidad de nicotina y café acumulada por los años. Él gruñe, refunfuña y dice groserías al aire como si le dijeran siempre que le van a dar la medicina o que no habrá ajedrez en el parque el domingo por la tarde. Resulta hasta morboso sentarse a ver a Alberto todas las noches a la espera de que en cualquier momento, en vivo y en directo, un infarto le desvanezca para siempre. ¡Ay que morbo! lo confieso.


Bailando con los abuelitos, calcio y circo: Venevisión sabe que los abuelitos producen una reacción natural de miedo y ternura. Miedo a verlos en el piso con el costillar roto, son tan delicados que sus coyunturas resultan valiosas, y ternura porque esa pérdida de fuerzas y sentido los hace indefensos. Por eso los han unido a todos y los han puesto a danzar un cha-cha-chá reggetonero a ver cuál se quiebra los tobillos primero, eso es morbo, eso es ¡rating!. La idea original del formato vino desde "Bailando con las estrellas" sí, cuando tenían a Mirla Castellanos tratando de demostrar que aún tenía guaguancó, cosa en la que se equivocó, porque tantos años sentada en el "banquillo", le produjo oxidación en los huesos. Sin embargo, la mujer fue la luz del circo porque con sus "ayayaís" y constantes fatigas, los buitres del cuatro se dieron cuenta que eso vendía, "Chin-chín" les sonó en la cabeza. Más tarde hicieron la prueba con unas más "pasaditas de décadas" y pusieron a Estelita Del Llano y Susana Duijm, todas huesuditas ellas y dicharacheras. Ellos rating y ellas fama (un sentimiento de no querer ser olvidadas), ese era el norte respectivo. Estelita hizo lo suyo y movía todo, aunque le costara las pocas batatas y Susana Duijm dió muestra de histrionismo con sus bajones de tensión y claqueos en las rodillas ¿resultado? Los niveles de audiencia por el tope (da igual si el circo cada vez fuera más barato y repulsivo) y una macabra idea televisiva: "Unámos chico, a todos los abuelitos para ver cuál se rompe ese fémur primero". Famosos + ancianos indefensos + el "deseo" del participante = tele-geriátrico basura. una ecuación perfecta para recrear el "Jurassic Park" del momento, ¡Ay qué envidia sintieron el Tyrannosaurus y el Memenquisaurus al ver a sus colegas!. "Bailando con los abuelitos" se convirtió sin más ni más, en el reality donde, como nunca antes, los nietos pudieron ver a sus antepasados al borde del peligro. Los abuelitos lloraron, revivieron sus glándulas sudoríparas y se reencontraron con huesos que pensaba que ya no servían ¡Qué bonito! Un show digno de lagrimillas.

Teodoro Petkoff, el ancianito de "arrurrú": Hay más, porque como si Carla Angola le hubiese cantado "los cochinitos se van a la cama, muchos besitos les dió su mamá y abrigaditos todos con pijama, al país de los sueños se irán" Teodoro Petkoff se quedó dormido como un abuelito que se sienta un sábado frente a la tele a ver una corrida de toros. El episodio ocurrió en octubre en pleno programa "Buenas Noches" de Globovisión mientras debatían sobre el panorama político, constitución y presidente, sin embargo, en vivo y en directo para sorpresa del staff Teodoro empezó a cabecear con sus ojos cerrados soñando en que el 23 de noviembre los candidatos de oposición apaleaban. Bajaba y subía su cabeza y el bigote le bailaba en medio del único ronquido que dió. El país, en vivo y directo lo vió y a la vez recordó a aquel pitufo dormilón de otrora. Zzzzzz

Carlos Croes, el intelectual: Tan inteligente es Carlos Croes que ya tiene su propio idioma. Es un hombre supremamente culto, de avanzada, tanto así, que hace preguntas largas para poner a pensar a sus invitados. La mañana de un día cualquiera me senté a desayunar viendo TELEVEN, estaban pasando su programa "Dialogo con... Carlos Croess" y estaba como invitada Maria Corina Machado -¡lobita!- hablando sobre el nuevo norte electoral. Ella, de hablar pausado e íntegro apostada frente a Carlos, con su lenguaje florido y sus idiomas foráneos, mientras la una le hablaba, el otro le increpaba: "Pesielprsidetchávehadixoqpetareesdelaoligarqia" ¡Wow!, supremo Don Carlos y la inculta de María nada que le entendía... tardaba minutos tratando de entender y justo en ese momento me di cuenta que Croes ¡hasta tiene traductor! ella miraba a producción para que alguien le diera las indicaciones de lo que el moderador le preguntaba. Escuchaba, trataba de entender y luego le traducían... así fue la cosa durante toda la entrevista. Es Carlos uno más de los que necesitan jubilación próxima -y obligatoria- porque vaya que estar en un diario mientras se pueda escribir ¡Vale! pero ¿Estar en TV sin poder hablar? Ni que fuera la Asamblea Nacional.

Los "bastrikbois" del periodismo: Se levantan siempre desde temprano y no dejan nunca la manía de tomar café en el desayuno para irse a escuchar radio. Eran de aquellos que tenían las máquinas de escribir más "modernas" de la oficina y se iban en sus carrazos modelo 77. Leopoldo, Tinedo y Rafael son los nombres de pila de los tres abues más raros del periodismo televisivo. Leopoldo Castillo es sin duda el pituco más pituco de los señores pero eso sí, con un caracter dinamitante (¿el alter-ego del primero?) es peleón con muchos pero sonríe con todos. Lo que ustedes deben saber es que a él no le gusta ser "de su edad" y lo comprobé el otro día cuando veía "Aló ciudadano", una señora llamó y lo primero que "chispoteó" fue un "Buenas noches viejo". Sin más ni más el ciudadano le cortó la llamada... dijo "ya" para luego soltar un "¡No es fácil!". Mientras tanto, tenemos a Tinedo Guía, el más pavo de los tres, el baluarte del periodismo no cabe duda, pero ¿Y del baile? no habrá cloro neuronal suficiente ni escobillón de tímpano que pueda borrar el recuerdo de ver a Don Tinedo fajado con el `twis´ en aquel "Date con todo" ¡No tiene perdón!. Y finalmente tenemos a Rafaelito Poleo, el más sabio de todos, de hablar pausado y con cabello (cosa muy importante) tan temible que no le quieren dar programa, sin embargo, de vez en vez va a los de sus colegas de plaza y cuando va, ¡tiembla tierra! Dicen que los niños, los borrachos y los abuelitos (esto último va por mi cuenta) siempre dicen la verdad... los unos por ingenuos, los otros por copados y los últimos porque "se les va la pinza"... Rafael se olvida tanto, que habla de Mussolini y pone a otros de cabeza... y a temblar también ¿no?

Pero, para desgracia de toda la generación de estos, hay ancianos peores. Unos que van perdiendo el ridículo según van perdiendo la visión y hacen del circo algo más bajo que eso. Dirán algunos que exagero con mis comentarios pero conciencia por delante, esto que van a ver a continuación no es más que un ejemplarizante caso de degradación popular, un toma y dame donde quien pierde es el personaje en cuestión y el televidente mientras quienes lo realizan van por allí jactándose de productores. Abuelitos y abuelitas, ustedes que todo lo saben y ustedes que todo lo dicen permítanme a la señora que viene a continuación alejarla de su jurásico y mandárla sin acritud al Guantánamo mismo, por ustedes y por la tele ¡esto no tiene perdón de Dios!




Escrita por: El Lobo de la T.V.
ellobodelatele@hotmail.com

4 comentarios:

luchi..la dijo...

jajajajaja te pasaste!

Morena dijo...

Por Dios, si fuera sido mi abuela la amarro y no la dejo salir hacer semejante ridiculo.

Anónimo dijo...

Por Dios si fuera sido mi abuela la amarro y no la dejo salir hacer semejante ridiculo

Damián dijo...

Que verguenza, me uno a lo que dices, de pana ya ni esos abuelos estan salvados de ahcer el ridículo y salir en television. Muy buena columna panita.

¿Qué le pareció la entrevista de Lila Morillo en YP?

ESPECIAL: La historia detrás del `ampay´

¿Qué opinión le merece el que V.V. no transmitiera "Los Imposibles"?

¿QUÉ OCURRIRÁ CON EL CASO TVes?

CASO: NARCO-BATACLANA.

REPORTAJE: CADENAS TV.

LENGUAS EN SALSA ROSA.

TERTULIA EXCLUSIVA.

Búsqueda personalizada

Seguidores